LAS PYMES Y EL ESTRÉS FINANCIERO