Delegar, una vacuna contra la alienación


La delegación como elemento para no alienarse

La primera vez que delegué el trabajo a otra persona, tuve dos sensaciones totalmente distintas, una fue un intenso alivio, la otra, una creciente preocupación por el resultado del trabajo encomendado.