La relajación consciente ayuda, pero no resuelve los problemas del día a día