La vergüenza como salvoconducto en las organizaciones