Negocios discontinuos y el golpe que no nos dio el año 2000