No hay tecnología equivalente a un abrazo