“No sé qué hacer”, el ancla del trasatlántico