Nosotros, nuestra más cruel competencia


Cuando hablamos de desafíos, siempre estamos pensando en un contrincante al cual desafiar.


En lo personal, creo que no importa cuál sea nuestra fortaleza, no es conveniente desafiar a nadie si no estamos bien preparados, porque eso es confundir valentía con estupidez.