“Cabeza, corazón y manos”: Un concepto para manejar el cambio