Contra el pensamiento lineal o los laureles no merecidos