Para que un riesgo no sea una traba, hay que tomarlo en serio