Inteligente… pero ¿para qué?