Para convertirse en experto, hay que estar convencido de serlo