Perseverancia, el poderoso condimento de la genialidad