No hay magia en el desarrollo de equipos efectivos