• Daniel Sachi

Como ser un buen CIO y no morir en el intento

Actualizado: ago 20


El CIO (Chief Information Officer) o Gerente de sistemas o tecnología informática como lo llamamos por estos lares, es un tipo que corrientemente juega con el peligro, en especial, el de perder su puesto.

Muchas veces demasiado asociado a la tecnología, no se comunica del todo bien con sus clientes internos, y la organización lo ve como el dueño de un área de costos altos, que no se sabe muy bien qué es lo que hace.

Parece una mala película o una buena con mal fin, pero hay cosas que pueden cambiar esto.

Comencemos por una muy importante, caminar la empresa!

Es necesario conocer a nuestros superiores, a nuestros pares, a nuestros clientes internos y externos y los que nos reportan o reportarán. Debemos escuchar a todos.

Lo mejor es utilizar alguna metodología simple que nos permita seguir un plan y no perdernos en el tráfago de los primeros encuentros con una realidad diferente.

La que yo he usado y recomiendo es simple, pero eficaz:

  • Hacer una lista de los interesados, es decir, aquellos que impactan en la función de tecnología informática (TI) o son impactados por ella en forma directa e indirecta

  • Priorizar esa lista para tener un orden de trabajo (quizás por jerarquía, porque además de ser bueno, hay que parecerlo)

  • Armar las entrevistas (cortas de ser posible) con objetivos claros anotando todo:

  • Saber quién es el entrevistado y que hace

  • Presentarse y dejar la puerta abierta para que nos contacten todas las veces que lo crean necesario

  • Pedirle que nos cuente sus 3 principales problemas (si se animan, que sean 5)

  • Pedirle que nos diga cuáles serían las soluciones que el sugiere

  • Armar con esto un mapa de situación para poder ubicarse rápidamente, enlazando problemas relacionados, y analizando qué tipo de soluciones se esperan

  • Comenzar a trabajar en los problemas más perentorios dando respuestas a lo que se relevó en la entrevista

  • Hacer públicos los avances

Pero, ¿es esto suficiente?

En realidad no. Se necesita ir mucho más allá de los problemas tecnológicos y hacerse parte del negocio, tratando incluso de formar parte del directorio o de las mesas donde se deciden las estrategias.

Para ello en principio es necesario romper con los estereotipos.

En general, se ve a la gente de sistemas como técnicos ensimismados en lo suyo, con amor por la tecnología y una total desconexión de la realidad del negocio.

Para eliminar este bloqueo hay que comenzar asociando tecnología y negocios, y esto implica que cada movida debe estar asociada a un beneficio tangible para la operación de la empresa.

Por supuesto, si bien es importante que el Gerente o Director General (CEO) escuche nuestras propuestas, es más importante aún que los gerentes de las áreas beneficiadas sean nuestros voceros y sponsors en el directorio.

Por más que tengamos un buen comienzo con el CEO, si el resto de los actores no nos ve como un área de servicios que le sirvan y nos aplican el concepto de “paracaidistas amigos del jefe”, tenemos un fracaso asegurado en el corto plazo.

Y para realmente poder jugar este juego necesitamos conocer que quiere nuestro jefe de nosotros, sea este el CEO o el CFO (director de finanzas).

Lo más usual es encontrarse con la premisa de que todo debe funcionar y costar menos y algunas veces, con la necesidad de acompañar en el crecimiento de la empresa, o en el establecimiento de “controles”.

Salvo que nuestro jefe esté empapado de las posibilidades de la tecnología, en general la visión es acotada, pero con una exigencia de bajar costos de alguna manera generando el menor ruido posible.

Si tenemos la suerte, o la habilidad para posicionarnos, entonces seremos nosotros quienes debamos plantar las semillas, es decir, poner la idea germen de lo que queremos que nos pida y que ayude al negocio (siempre es bueno y funciona que el otro piense que a idea es suya, y más si es nuestro jefe).

Nuevamente, asociar tecnología con beneficio directo para la operación de la empresa, es el camino.

Entonces, ¿cuál es el perfil ideal que debiera tener un CIO en los tiempos que corren?

  • Ser más generalista

  • Tener sentido práctico de la tecnología

  • Ser bueno manejando voluntades

  • Trabajar mucho el capital humano

  • Ser adaptable a los cambios

  • Proyectar a largo plazo, pero con entregas parciales útiles en el corto plazo (metodologías ágiles) porque esto mantiene la motivación en alto

  • Reforzar todo el tiempo su relacionamiento con sus clientes internos y externos

  • Aceptar las críticas y transformarlas en acciones correctivas

  • Sondear todo el tiempo la satisfacción sobre los servicios del área

  • Dedicarle más tiempo a conocer el negocio y sus vericuetos que a la actualización tecnológica (siempre hay alguien en nuestro equipo que supla esto)

En resumen, la realidad de un CIO hoy dista muchísimo de lo que fue antaño, por lo que cada vez más, su función se parece a una especialización de negocios y se separa cada vez más de la cerrada y muchas veces auto-referente función tecnológica pura.

Sobrevivir como CIO implica entonces, romper paradigmas del pasado y abrazarse rápidamente a una propuesta integradora de la tecnología como fuente de negocios, lo cual no es difícil, pero requiere vivir actualizado porque los recambios tecnológicos ahora se redujeron a meses.

Así que… ¡A leer mucho y mantenerse en forma!


#CIO #CEO #TI #tecnología #clientes #sistemas #organización #empresa #metodología #plan #problemas #mapadesituación #directorio #gerentes #negocio #fracaso #control #costos #beneficio #generalista #ágil #relacionamiento #crítica #satisfacción #especialización

Argentina     //  Tel: +54 11 4736 4367 / +54 911 3219-3259

Bolivia          //  Tel: +59 1 6848 3033 / 79324524

Guatemala   //  Tel: +50 2 4014 2257

roi_logoweb_blanco_1.png
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blanco Icono de YouTube
creative_logoweb_blanco.png

Miembro

fundador de

© 2020 por ROI AGILE INTERNATIONAL - Todos los derechos reservados.