Desde un apagón hasta un secuestro, ¿cómo continuar con el negocio?