top of page

Navegar y explorar, opuestos que van de la mano


navegante, explorador, barco, timón, vela

Durante una consultoría que estábamos realizando en un cliente, trabajando con mi equipo, tratábamos de determinar cómo se resolvería cierto problema que no habíamos encontrado antes ,por lo que hicimos una lluvia de ideas y formulamos hipótesis y alternativas, negociando y decidiendo.


En el fragor de nuestra variopinta sesión, me vino a la mente que los descubrimientos más significativos muchas veces aparecen cuando estamos perdidos.


Recordé una vieja frase que creo era de la India, "los mejores exploradores son los peores navegantes", y la asocié rápidamente con Cristóbal Colón descubriendo América como un excelente ejemplo de encontrar algo que no buscaba.


Resumiendo, un navegante difícilmente se pierda, y un explorador difícilmente tenga un mapa completo.


Se me ocurrió que lo mismo es cierto en nuestra vida personal, salvando las distancias, cuando salimos de vacaciones y nos perdemos por caminos desconocidos, nuevos y emocionantes, que de otro modo no hubiéramos recorrido, encontrando cosas que son a menudo las más interesantes y memorables.


También ocurre con los negocios, cuando las empresas salen de su zona de confort hacia un nuevo territorio en el que no han tenido que navegar antes y esto les brinda nuevas experiencias y oportunidades.


Es un hecho que despejar la mente perdiéndonos, es beneficioso para la resolución creativa de problemas, aunque, sin embargo, debemos usarlo solo como un componente más del proceso.


Como no podemos olvidar los ejemplos de infinidad de exploradores que, al perderse, perdieron la vida, existen estrategias de resolución de problemas y/o toma de decisiones, altamente evolucionadas y probadas como Six Sigma, SM14, TRIZ, Kepner Tregoe, y otras, que nos darán mejores posibilidades de supervivencia.


Hace mucho que trabajo en la resolución de problemas e incluso he escrito un libro al respecto (que nunca publiqué), y con el tiempo, he descubierto que existen dos reglas muy buenas para cumplir en situaciones de incertidumbre:

  1. Nunca deseches la información que deja un error, aprende siempre de él, toma medidas basadas en él, y guarda esas conclusiones en algún lugar fácilmente accesible para todos.

  2. Si bien es posible que no sepas la ruta exacta, siempre comunica una visión clara de hacia dónde crees que te diriges en un momento determinado, y haz esto a menudo, así tu gente perdonará tus cambios de dirección a medida que cambien las circunstancias, especialmente si saben por qué los haces y has manejado bien sus expectativas.

En este proceso también entra la agilidad, y la agilidad no es más que poder hacer uso de nueva información a medida que esté disponible lo más rápido posible.


La realidad es que debes tener la capacidad de calmarte y "no entrar en pánico", mantener tu ingenio vivo, fluir y, finalmente, mantener esa cualidad infantil de curiosidad primordial.


Si puedes hacer eso, los pequeños desafíos de la vida y los giros equivocados pueden convertirse en situaciones enriquecedoras y gratificantes.


Claro que, las personas perdidas a menudo son devoradas por un depredador inesperado, por lo que, cuando te embarques en un viaje hacia lo desconocido, lleva armas y estate siempre preparado, sé inventivo y no te convertirás en la cena.


Las armas son las herramientas y técnicas para la resolución de problemas, que siempre debemos tener a nuestra disposición, y emplear la correcta de forma correcta ya que no podemos tratar todos los problemas por igual.


En cuanto al tema de perderse, esto está vinculado tanto a nuestro propio "ADN" profesional como a nuestras preferencias personales, y también está vinculado a la teoría del caos, donde se asume que la creatividad y el descubrimiento provienen de ser empujados a territorios nuevos o no explorados.


Quiero aclarar que no está mal ser un explorador ni tampoco ser un navegante y ambos deben existir en los equipos.


Un navegante valora una ejecución más impecable, y prefiere caminar atado a un plan.


Sin embargo, las empresas a veces necesitan desafiar paradigmas y explorar nuevas vías, y ahí es donde los exploradores no pueden faltar, y los buenos exploradores siempre deben tener un buen navegador con ellos o dentro de ellos.


Históricamente, los exploradores tendían a tomar riesgos y no preferían el status quo.


¿Tenían estos exploradores una visión clara para el camino del éxito, o siguieron su camino aprovechando la buena fortuna y la oportunidad y superando obstáculos a medida que avanzaban?


¿Cuántas veces tomaron decisiones importantes basadas en sentimientos más que en hechos?


Buenas preguntas para hacerse uno mismo.


Todos hemos oído alguna vez la cita que dice "rara vez hay algo nuevo bajo el sol" pero, el hecho de que no haya nada nuevo bajo el sol no implica automáticamente que no haya nada nuevo por descubrir.


Aquí es donde uno puede volver a ese maravilloso proceso infantil de mente abierta y descubrir algo "nuevo".


Cuando se pronuncian las frases "ya hicimos eso”, o “ya estuvimos allí", pienso que es una simplificación o generalización, y un encerrarse en la zona de confort porque usualmente no hay dos cosas, que sean exactamente iguales.


Con el uso de esas frases, la puerta al descubrimiento se cierra de golpe y rápidamente, incluso si el tema es tan simple como probar un enfoque ligeramente diferente.


Claro está que a veces es importante recordar que debes llegar a tu destino "a tiempo" y que hay que encontrar la solución que mejor se adapte a los recursos y el dinero.


Por último, creo que la experiencia es muy valiosa y debe tenerse en cuenta, pero no debe ser un candado que no nos permita intentar nuevos caminos.


En términos simples, en la investigación, se puede explorar y en las operaciones, se debe navegar para obtener los resultados requeridos.


Creo que uno tiene una inclinación natural basada en el rasgo de personalidad en cuanto a cuánto desea navegar o explorar, pero es evidente que el equilibrio entre los dos es fundamental y, por supuesto, cada uno de nosotros nos vemos desafiados todos los días para lograr este equilibrio.


Entonces ¿Navegas o exploras?




Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

Únete a nuestra lista de correo y no te pierdas las nuevas entradas del blog

bottom of page